empanadas culturales

Maquiempanadas

Las máquinas para empanadas fueron su primer desarrollo, pero ya tienen otros aparatos más.

Maquiempanadas, una firma que nació hace solo 7 años en Manizales, no solo exporta a 18 países, sino que está haciendo pinitos para convertirse en un grupo empresarial.

La firma comenzó con una planta en la capital caldense donde producía máquinas para la fabricación de empanadas y hace poco lanzó también otros equipos con destino a la exportación.

El primero de mayo, gracias a un premio que le otorgó el Banco Caja Social y con el apoyo del Sena regional Caldas, abrió también la Escuela de la Empanada, donde está preparando a gente en la fabricación de ese famoso alimento nacional, además de otras delicias de la gastronomía criolla, como tamales arepas, patacones, arepas de queso, aborrajados y pasteles de yuca.

El pénsum incluye el manejo de maíz, yuca y plátano, así como clases sobre procesos de conservación natural, congelado y costos de producción. El fin es que los alumnos queden listos para montar su propio negocio de comida rápida colombiana.

La propietaria de Maquiempanadas, Emma Eugenia Mesa, contó que la inversión total llegó a 150 millones de pesos, que aportó el Banco Caja Social y aclaró que detrás hay investigaciones sobre dichos materiales, ya que normalmente los conocimientos se transmitían de generación en generación, pero “la abuela no sabía por qué se usaban”.

Hasta el 31 de julio, el centro de estudios había formado a 60 estudiantes, de los cuales 35 son de países como Panamá, Estados Unidos, Chile y Alemania. Ahora está haciendo alianzas con las alcaldías y organizaciones de mujeres para extender más la cualificación.

“La proyección más social quería generar un espacio de simulación de cómo es una planta de alimentos colombianos, con su maquinaria, distribución y personas expertas. Hay procesos teóricos y prácticos que pueden mejorar rentabilidad”, explicó la empresaria.

En otro campo, el de la maquinaria, los lanzamientos más recientes son los ultracongeladores, que permiten congelar 200 a 300 empanadas en 15 minutos, cuando antes se demoraban cuatro horas. También, un picador de cebolla larga capaz de procesar una arroba en cinco minutos y desmechadoras manuales para carne.

“Esta última está en proceso de lanzamiento en EE. UU. y estamos haciendo las diligencias para que nos la aprueben. Es muy promisoria porque, a diferencia de los europeos, que muelen, los latinoamericanos desmechamos”, explicó Mesa.

El año pasado la facturación de Maquiempanadas alcanzó los 3.000 millones de pesos y en el 2017 aspira a crecer entre 15% y 20%. La empresa llega a 18 países, entre ellos varios de Europa donde la colonia colombiana es numerosa. De hecho, el 60% de sus ingresos provienen de ventas al exterior.

El próximo paso para convertirse en conglomerado, según su dueña, será crear una tercera línea de negocio consistente en la venta de franquicias que usen sus máquinas y productos, para crear puntos de venta de alimentos autóctonos listos para consumir. La meta es concretar ese sueño el año entrante.